• Morena Showbitch

EL CHICO DE LA PISCINA

El musculoso Jordan da vida a la fantasía erótica del joven Avery como el chico de la piscina, que por su parte no tiene que hacer demasiado para que las cosas se pongan cada vez más calientes.

Avery se asoma a la puerta del jardín y no le quita ojo de encima al seductor Jordan mientras limpia la piscina. Jordan enseguida ve al niñato y su polla dura, apuntando al frente dentro de sus shorts rojos dejan claro que le gusta lo que ve.

Avery no pierde el tiempo con jueguecitos, se acerca a Jordan para juguetear con ese paquete y se arrodilla para engullir toda su polla cuando se la saca de los pantalones. Y aunque Jordan le folla la boca a Avery, le encanta lo bien que se la mama a pesar de lo joven que es, saboreándola y atragantándose con ella.

De todas formas, Jordan sabe como excitar a sus admiradores y se aleja de Avery para que pueda ver bien su cuerpo desnudo, exhibiéndolo por todo el jardín y tumbandos en la hamaca hasta que su polla vuelve a estar completamente dura y a punto para darle a Avery lo que tanto desea.

Jordan sorprende a un excitadísimo Avery por detrás para bajarle el bañador, devorar su estrecho ojete y habiéndole dejado listo para ser empotrado, deslizar su gruesa verga bien adentro.

La compatibilidad sexual y la química que comparten se muestra en sus rostros y en los movimientos de sus cuerpos, aún más vívidamente cuando Jordan voltea a Avery para follárselo profundamente. Sus miradas se clavan la una en la otra, besándose de vez en cuando, en total sincronía.

Solo se detienen para trasladarse a un rincón más sombreado donde Jordan sigue follando a pelo y a fondo a Avery. Allí encuentra la posición perfecta para embestirle y hacer que se corra sin apenas esforzarse. Segundos más tarde, Jordan vuelve a voltear a Avery para poder comerle el culo, dejándolo empapado para empotrarle de nuevo. Con el culo de Avery en pompa para recibir los envites de Jordan es cuestión de tiempo que el bronceado chico de la piscina saque su verga para una explosiva corrida y que utilice su propio semen como lubricante para volver a metérsela, desplomándose encima de Avery, virtualmente sin fuerzas. ¿Quién terminará de limpiar la piscina ahora?

Aunque en esta escena no se use preservativo, recomendamos usar siempre condón en las relaciones sexuales. El porno es ficción, la vida real tiene sus riesgos y no vale la pena correrlos por un momento de placer.



571 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo