• Morena Showbitch

SÍMBOLO DE SUMISIÓN

Nos maravilla el talento de este estudio y de su productor para traernos año tras año a los chulazos más fogosos y mejor dotados del mundo, pero aquí está y nos presenta a uno nuevo... o no tanto.


Se trata de Charlie y puede que os suene su cara porque rodó hace unos años para este mismo estudio con otro nombre (Philip). Charlie era uno de los chulazos más guapos que se quitaron la ropa y follaron ante la cámara... ¡Y todavía lo es!


Charlie tiene una belleza clásica, con un bonito cuerpo musculado, pero es su enorme y gruesa polla sin circuncidar lo que todos realmente desean, le mide más de 24 centimetros y es tan gruesa como una lata de refresco. Charlie también tiene debilidad por follarse el culo de otros activos, un símbolo de verdadera sumisión a su enorme rabo.

Y si todo eso no os ha convencido para adorar a Charlie, os decimos que viene de España, y por ello tiene un apetito sexual insaciable. Su postura favorita cuando se folla a un hombre a pelo es la del misionero y en una cama. Charlie reconoce que es sexo blando, pero es como disfruta más y como puede darle más placer al otro. ¡Le encanta el sexo, quedarse dormido después de follar y despertarse por la mañana a su lado para volver a follarselo otra vez!

Por su parte, el bien dotado Rodrigo, cubano y residente en Florida, también es activo y le gusta follar en cualquier lugar, siempre y cuando no tenga que acabar entre rejas. Le gustan los hombres musculosos y con buena polla... aunque no tan grande como la suya, porque le gusta ser el mejor dotado en la cama para metérsela a sus pasivos hasta el fondo.

Pero cuando Rodrigo conoció a Charlie tuvo que reconsiderarlo todo, porque el sexy cubano se vio seducido rápidamente por Charlie y sin importarle nada más accedió a convertirse en su pasivo para este encuentro en particular.

Cuando Charlie se la mete por el culo, le cuesta un poco relajarse para que no le duela, pero cuando lo hace se entrega al enorme y grueso pollón de Charlie y al placer del sexo anal, como demuestra con su explosiva corrida final.

Aunque en esta escena no se use preservativo, recomendamos usar siempre condón en las relaciones sexuales. El porno es ficción, la vida real tiene sus riesgos y no vale la pena correrlos por un momento de placer.



491 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo