• Morena Showbitch

OBEDECE O MUERE

El multimillonario Pierce, propietario del casino, quiere tener contentos a Andre, gran estrella del rap, y a su agente Pheonix obsequiándoles con un culo de primera calidad para que se lo follen. Y será el alcaide, que le debe a Pierce una suma importante de dinero, quien les ofrezca el del guapo prisionero Beau.

Llevado a la sala de estar del mundialmente famoso artista, a Beau le echan el humo a la cara antes de arrancarle toda la ropa para obligarle a mamar los enormes rabos de Pheonix y de Andre, que se besan apasionadamente.

En el sofá Beau sigue mamando la polla de Andre mientras Pheonix le lame su peludo ojete, pero enseguida debe girarse para que puedan intercambiar sus posiciones.

Beau se da por vencido y los dos musculosos sementales se follan al mismo tiempo al velludo convicto convertido en su puto particular, embistiéndole uno por la boca y el otro por el culo.

Beau cabalga sobre la verga de Andre antes de que él y Pheonix embistan su ojete por turnos, tumbado de espaldas sobre el sofá. Pheonix se corre sobre el estomago de Beau, pero vuelve a empalarle el culo con su todavía dura polla y Andre, aprovecha la oportunidad para lamer el chorreante ojete y deleitarse con el sabor del semen de Pheonix mezclado con el del culo de Beau.

Excitado, Andre empotra a fondo con su enorme verga el culo de Beau que, aunque ha acabado allí en contra de su voluntad, se ve sobrepasado por el placer físico que le producen dos pollas insaciables y no puede evitar correrse haciendo que su ombligo rebose todo el esperma que lo cubre. De nuevo es Andre el que se ocupa de limpiarlo, pero esta vez no lo hace con la lengua, lo recoge con los dedos y se los mete en la boca al jadeante convicto para que cate el sabor de su propia corrida.

En medio de tan intenso orgasmo, Andre sigue embistiendo a pelo a Beau hasta que ya no puede más y su polla entra en erupción dejando el boqueante y castigado ojete del pasivo chorreando de semen caliente otra vez. Andre clava a fondo su pollón en el ojete del abusado pasivo, que ha sido llevado al límite y ve la oportunidad de escapar de la cárcel y de ese infierno... ¿Cuánto tiempo podrá mantener el alcaide su círculo sexual y quienes están implicados en esta red de corrupción y engaño?


Aunque en esta escena no se use preservativo, recomendamos usar siempre condón en las relaciones sexuales. El porno es ficción, la vida real tiene sus riesgos y no vale la pena correrlos por un momento de placer.



393 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo