• Morena Showbitch

LOS CHULAZOS DEL HOCKEY


El rubio Aiden tiene una debilidad inconfesable, un fetiche que le excita más que cualquier otra cosa: oler la ropa interior usada de sus compañeros del equipo de hockey. Y el olor de Tony es tan intenso, sudado después del partido, que no puede evitar coger su suspensorio para esnifarlo allí mismo.

Cuando Tony se gira y le pilla embriagado en su aroma de macho, le obliga a ponerse de rodillas para mamarle la polla y follar su garganta frente a las taquillas.

Viendo lo que realmente excita a Aiden, Tony se quita los patines para pasar sus pies por la cara de su compañero, que está encantado, pero parece no tener suficiente y se pone a oler y a lamer los sobacos peludos del peludo empotrador.

Tumbado de espaldas sobre el banco de madera con los patines en el aire, Tony se lo folla en la postura del misionero, desfogándose por toda la tensión acumulada en el partido.

Finalmente, Aiden es empotrado a cuatro patas por Tony antes de ponerse a cabalgar sobre su gruesa verga, dejando que le embista a toda velocidad desde abajo y sin poder aguantar más correrse sobre su pecho.

Tony también se corre dentro de Aiden y el semen caliente chorrea por ese palpitante ojete cubriendo la polla que le acaba de follar.

Sin ni siquiera pasar por las duchas, aún más maloliente que antes, Tony agarra a Aiden y lo mete en su enorme mochila... ¿Para volvérselo a follar en su casa?


Aunque en esta escena no se use preservativo, recomendamos usar siempre condón en las relaciones sexuales. El porno es ficción, la vida real tiene sus riesgos y no vale la pena correrlos por un momento de placer.



381 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo