• Morena Showbitch

¡ HAY QUE SALIR DE AQUÍ !

Los novios Diego y Beau necesitaban desconectar y relajarse, así que decidieron pasar las navidades en un paraíso tropical junto a su mejor amigo, atraídos por las placenteras promesas del anuncio: playas cristalinas con cocoteros y arena blanca... ¿Qué podía salir mal?

¡Todo! Porque nada más aterrizar, el avión se marchaba dejándoles atrapados en una isla... sin cobertura para los móviles. Diego y Beau llegaban al hotel con las ventanas rotas, la piscina sin agua y el jardín completamente abandonado. Además, su amigo desaparecía de repente y mientras lo buscaban con linternas esa noche eran perseguidos por un vehículo que les dejaba tirados en la cuneta. Al día siguiente, Diego se duchaba, pero no podía quitarse de la cabeza lo ocurrido, así que Beau decidía tranquilizarle y se lo llevaba a la piscina para disfrutar de alguna manera del lugar.

Allí se desnudaban y Beau rodeaba con sus labios la gruesa polla de Diego para hacerle una mamada que le haría olvidarse de todas sus preocupaciones.

Beau se tiraba en el suelo con el culo levantado para que pudiese darse un festin con su ojete peludo, dejándolo listo para que se lo follase a pelo por detrás.

Tras ser empotrado por Diego, Beau se sentaba sobre la dura verga de su novio empalándose a si mismo para cabalgar encima suyo, pero intercambiaban sus posiciones una vez más.

Era el turno de que Beau se tumbase de espaldas para seguir siendo follado por Diego hasta que el semen brotaba, chorreando por toda su polla y por su mano.

Diego se aseguró de seguir embistiendo el culo de Beau hasta correrse encima de su novio. ¡Pronto descubrían que se habían convertido en las victimas del retorcido juego de un misterioso individuo!

Tras la desaparición de Beau, un desesperado Diego se hacía con el teléfono móvil de uno de sus perseguidores y encontraba en la agenda una dirección etiquetada como “Jefe”. Estaba dispuesto a averiguar quien era el sádico que estaba jugando con ellos para salvarse a si mismo y a sus amigos.

Cuando Diego llegaba finalmente a la casa escuchaba el timbre de un teléfono en el interior y se colaba dentro para pedir ayuda, pero nada más descolgar el auricular las luces se apagaban y el misterioso cazador se revelaba... Damien.

Tras escuchar toda la verdad sobre su retorcido juego y desvelarse el misterio, Diego se enzarzaba en una brutal pelea por su vida. Damien era un maniaco al que le gustaba ver sufrir a sus victimas, pero excitado por la paliza recibida convencía a Diego de que podría sacarle de la isla a cambio de algo. Damien sentaba a Diego en una silla para bajarle los pantalones y mamar su polla...

Una vez pulida la dura verga de Diego, Damien se daba la vuelta para que le pudiese comer el culo y se la metiese por detrás.

Y una vez que Diego terminó de follarse a pelo a Damien, siguió follándoselo en la postura del misionero hasta que ese estrecho ojete le llevaba al orgasmo y se corría en la boca del maniaco.

Con la cara cubierta por la enorme corrida de su enemigo, Damien también se corría sobre si mismo. ¿Podrán Diego, Beau y su mejor amigo salir de la isla finalmente? ¿O será su tumba?


Aunque en esta escena no se use preservativo, recomendamos usar siempre condón en las relaciones sexuales. El porno es ficción, la vida real tiene sus riesgos y no vale la pena correrlos por un momento de placer.



650 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo